ALICANTE desde mi ventana

Alicante a través de mi ventana! Todo lo que ven es Alicante, sin trampa ni cartón. Y aunque en la foto es Alicante ciudad, este post se extiende a casi toda la provincia.
Alicante, Alacant, siempre es azul, azul de cielo y mar, un mar que muestra todas las tonalidades posibles de ese azul. Con un cielo siempre claro y limpio para su admiración.
Alicante es tierra de secano, de pino Carrasco y arbusto, de cítricos, de mucho matorral, hinojo y Romero en sus carreteras y en sus montes, de almendros y olivos. Oasis de palmeras datileras. De mucho sol, de tanto sol que resultaría obsceno oírlo a un norteño.
Aquí no conocemos la nieve, ni el bajo cero, ni casi la lluvia, que el alicantino cuando llueve se asusta y guiña los ojos.
Última tierra bilingüe que se pierde entre el turismo, turismo de masas en busca del preciado sol. De pueblos pintorescos y blancos como su costa.
Arros amb costra, Pericana, coca de mollitas, olleta alicantina, arroz a banda, mojama de atún, giraboix, suquet de peix,…. Y todos los frutos del mar!
Esto es Levante español (junto con Murcia, Valencia y Castellón) y el Levante es tierra de arroces. Para un foráneo todo son paellas, y así son ya que todas se hacen de similar manera salvando los localismos; para nosotros son arroces, son nuestros platos típicos, nuestras raíces y nuestros sabores: caldoso, al horno, seco, negro, mixto con verdura, pescado o carne, y de los más populares, el arroz a la alicantina y arroz a banda.
.
Alicante ya empezó a ser tomada por Europa del norte, su especial clima hizo que europeos norteños fueran ocupando este litoral poco a poco, sin descaro y sin tregua, dando lugar a localidades donde se hablan varios idiomas sin incluir el castellano ni el valenciano.
Será que ellos vieron antes todo lo hermoso que ofrece esta tierra?
.
Porque esta tierra ofrece más, mucho más,…. Se vienen o se lo sigo contando?
.
A veces me levanto con sueño, otras me levanto flamenca, hoy amanecí turística!
.
Lástima que hoy tuve sucio el cristal de mi mirada!

ARCHENA termal

De caprichos y necesidades, Termal Relax!
Así empieza el fin del desierto y el comienzo del oasis, en el valle de Ricote, esto es Archena, municipio de nacimiento íbero pero consolidado romano. Ellos vieron las cualidades de sus aguas termales y su poder curativo y construyeron las primeras piscinas termales, aquí, con el mismo agua que hoy seguimos disfrutando.
De la fértil ribera del río Segura frutales y agrios. Cañas que indican donde hay agua. Palmeras para no olvidarnos del desierto y su sequía y pinos siempre mediterráneos.
En Murcia hay agua, pero fluye subterránea, caliente, mineralizada y poderosa!
Y, en Archena, la puedes disfrutar en dos piscinas preparadas con múltiples chorros, camas de hidromasaje, natación contracorriente, jacuzzis,… Todo un placer para el músculo y la mente!

…y nosotros que venimos luchando, que vamos sin tregua, que eliminamos lo superfluo para activar lo esencial, que vamos derribando muros con nuestro pico y pala, nosotros que somos y nos sentimos reggae, cuando nos han querido cortar las alas, cuando nos han faltado el respeto, nos hemos venido a la milagrosa y sanadora Archena!!!

Zaragoza provincia

Gema3.jpg

En Zaragoza yo escribiría un libro! y esto es lo que me pasa al conocer los nombres de los pueblos de esta región. Me resultan literarios, casi épicos, con un gran imaginario dentro de las letras de cada nombre. Son nombres que cuentan historias, nombres que tienen voz propia. No hablo de la historia real ni de cómo fue el origen de su nombre, hablo de lo que evocan y me provocan.

Yo vine aquí a conocer restos de nuestra historia. Vine a Fuendetodos a conocer la cuna del maestro, Goya; a beber vino a Cariñena y Calatayud; a Belchite a comprobar nuestra negra historia aún latente. Y me voy con mil libros por escribir con cada nombre que encontré en este camino.

Yo pasaba por aqui. Y estos nombres me atrajeron como un imán.

Y así vamos abriendo una nueva ruta de los títulos de los libros no escritos, la ruta de los nombres literarios en Zaragoza, y para muestra un botón:

Alconchel de Ariza, Lucena de Jalón, Albalate de Cinca, Villafranca del Cid, Adehuela de Liestos, Belmonte de Gracián, El Burgo de Ebro, Albalate del Arzobispo, Samper de Calanda, Peralta de Alcofea, Torralba de Ribota, Fuentes de Jiloca, Almochuel, Vera de Moncayo, Jarque de la Val, Urrea de Jalón, la Puebla de Alfindén, la Puebla de Albortón, Sos del Rey Católico, Luco de Jiloca, el Poyo del Cid, y el más preciado para mi, el que más me provoca y me hace volar la imaginación: la Almunia de doña Godina, que nunca hubiera sido igual si doña Godina se hubiera llamado María, o si la almunia era una simple huerta.

Así vamos abriendo rutas de palabras en Aragón, y tanto abrimos que vinimos a dar aquí con la ínsula de Barataria de la que fue justo gobernador Sancho Panza, de tierras fértiles y abundosas, que la situó Cervantes en Alcalá de Ebro, … y así vengo de un lugar que no es la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme; Vengo de un país inventado, una ínsula de riquezas y abundancias, un lugar tan pequeño como irreal. De promesas es Barataria y de ilusiones salí de allí… y así van volando mis palabras al conocer el nombre de cada pueblo zaragozano.

 

“Digo, pues, que con todo su acompañamiento llegó Sancho a un lugar de hasta mil vecinos, que era de los mejores que el duque tenía. Diéronle a entender que se llamaba «la ínsula Barataria», o ya porque el lugar se llamaba «Baratario» o ya por el barato con que se le había dado el gobierno. Al llegar a las puertas de la villa, que era cercada, salió el regimiento del pueblo a recebirle, tocaron las campanas y todos los vecinos dieron muestras de general alegría y con mucha pompa le llevaron a la iglesia mayor a dar gracias a Dios, y luego con algunas ridículas ceremonias le entregaron las llaves del pueblo y le admitieron por perpetuo gobernador de la ínsula Barataria”