Empieza “un viaje animal”

Soy yo poniéndome sería.
Así soy yo cada día en estos tiempos: Me levanto y escribo, escribo sin pararme a leer, escribo como una auténtica necesidad vital.
El gato me corrige atentamente cada palabra repetida o cada frase mal expresada.
A veces creo que soy el gato.
Abro la ventana y escribo lo que veo a través de ella.
A veces maúllo.
Puedo recorrer lugares o quedarme estancada en un mismo sitio recorriéndolos en papel.
Esto es un viaje y yo soy un felino.
Y antes que acabe el año acabaré mi historia y cuando la adorne y engalane te la traeré para que también sea tuya.

Esto es “un viaje animal” y lo he escrito yo dentro de la furgo cuando me he convertido en gato.
.
Y el gato siempre hace #loquemesaledelafurgo

Hoy es lunes

Hoy será un lunes denso y pesado -me dijo ayer la gaviota con la que compartía café y confidencias- Hoy las nubes te van a embotar la cabeza, la lluvia no te va a dejar ver y si saliera el sol te cegaría sin perdón. Hoy no te esfuerces y no repliques con la justicia como bandera, no pidas, no insistas, este día no es para ti. Cómete tu decepción junto con el desayuno. No salgas de la furgo si no te quieres herir pero entonces mira por la ventana. Quédate mirando el mundo a través de ella y no digas nada. Observa el curso de la vida, el ritmo de la naturaleza, la razón de ser de cada cosa que pase por delante de ti y aprende.
Le pregunté a la gaviota si quería ser mi amiga. Me miró incrédula y al rato me respondió que ella no dudaría en robarme mi comida cada día, así que deje ya de inventar fantasías de falsa supervivencia y mire de cara al lunes.

Mantis religiosa

 

img_20181108_083210_6291391983825.jpg

Ella estaba paseando, solitaria. Era otoño y tenía en exclusividad una playa entera para disfrutarla. Paseaba tranquila, con la cabeza alta y orgullo en el pecho. Satisfecha de ser quien era.
Cuando llegamos nosotros nos cortó el paso, nos paró en seco, giró 180° su cabeza y nos fulminó con la mirada.
Chano no quiso ni respirar, pero yo, confundiendola por el color con un bicho palo, agarré mi cámara y bajé a saludarla. Cuando me presenté ante ella y comprobé quien era ya era tarde para reaccionar, así que me senté despacito en la arena y quedé inmóvil haciéndole compañía. A ella, independiente y soberbia, no le gustó mi presencia y solo me soportó cuando me dejó claro dos cosas: que nunca más la vuelva a confundir con un insignificante bicho palo, que si ella es marrón es porque ha mudado sobre arena marrón; verde sería si lo hubiera hecho sobre hierba; que su fama y popularidad en el mundo entero se la ha ganado a pulso. que ya quisiera ese bicho tener sus potentes patas raptoras delanteras, orgullo y envidia de todo el reino animal, llenas de espinas para retener a sus presas, patas curtidas de gimnasio capaces de atrapar a otros insectos, arañas, anfibios y hasta aves como el colibrí. Patas que rezan antes de cazar.
Me dijo también que no pica, ni es venenosa, que ella sola es capaz de controlar una plaga de insectos.
Ella es independiente y se siente orgullosa por ello.
También me dijo, al oído, que hicieron correr la voz que se comen al macho cuando se aparean pero esto solo lo hacen menos del 25% de las hembras. Les gusta sembrar miedo y respeto hacia ellas. Viven de su fama voraz y aterradora aunque alguno se empeñé en tenerlas de mascota.
Yo le confesé que también tengo fama de aterradora, pero soy muy sensible y lloro por todo.
Entonces me dijo: fíjate en mi, fíjate bien en mi. ¿Y si yo no fuera el insecto cruel que creo ser? ¿Y si yo en realidad soy una flor?

Se acercó y me abrazó.
Después siguió paseando sobre la fresca arena, exhibiéndose, orgullosa y me olvidó.
IMG_20181101_103239_361

 

Bahía de Portmán

Crónica de una muerte anunciada y olvidada.
Esto fue el Portus Magnus, el más grande puerto natural romano ubicado en la costa de Cartagena, fue puerto y bahía y ahora es el mayor desastre ecológico acontecido en toda la historia de España, doblemente grave por los vertidos contaminantes aún hoy sin solucionar y por el olvido al que se lo ha llevado.

Nosotros hemos venido a comprobar con nuestros ojos los desastres del hombre sobre la tierra, para abrumarnos, para quedar impactados por el rumor de su silencio, por el amarillo de sus vertidos que pisamos, y para contarlo y que no siga cayendo en el olvido.

Esto es lo que fue la hermosa bahía de Portmán, ahora desaparecida entre toneladas de vertidos contaminantes, metales pesados, fangos sulfúricos y restos mineros. Los habitantes de la bahía vivían de la pesca y las minas de oro, plata, blenda, pirita,… Desde tiempos de los romanos, hasta que se instaló una empresa francesa “Peñarroya” allá por los 60 para la extracción de minerales a cielo abierto. Esto llevaba un proceso de los metales de lavado de flotación altamente contaminante y cada día y bajo la ausencia de miradas políticas, se vertían al mar toneladas de residuos.
Como las vetas eran malas, la empresa pasó a volar enormes cantidades de tierra y en el lavadero a tratarla con productos químicos para separar los minerales. Una ínfima parte era valiosa. El resto, la tierra mezclada con los reactivos y restos de plomo, zinc, cadmio, una especie de lodo parduzco, se vertía a la bahía. Tiraban 40.000 toneladas al día al Mediterráneo.
Los únicos que se quejaron sin voz fueron los pescadores y durante 30 años esta empresa siguió cometiendo terrorismo ecológico a la vista de todos.
En los 90 la empresa cerró cuando ya no era rentable y greenpeace entró a denunciarla. La empresa vendió la montaña completa a un precio irrisorio y se marchó inocentemente.
Hoy los metales pesados siguen siendo letales para la vida. El paraje es extremadamente sobrecogedor por lo bello que fue, el silencio que pesa y lo más curioso es que había gente veraneando, bañándose bucólicamente en estas aguas de muerte. Lo que parece arena negra son restos de los metales que aún brillan, muy difíciles y costosos de tratar.
Esto es un chiste sin gracia.
Esto es un desastre.
y menos mal que aquí no llueve mucho porque Cuando llueve, el agua arrastra parte de las sales contaminantes, haciéndolas aflorar de nuevo.

Aeropuerto sin aviones. Castellón

Quién se acuerda del aeropuerto de Castellón?
Aquella obra faraónica e innecesaria símbolo internacional del derroche y de la
crisis española.
Alguien recuerda a Carlos Fabra? Fue el presidente de la diputación de Castellón, presidente del PP, presidente de Aerocas, sociedad pública promotora del aeropuerto, y seguro que algunos condados más.
El caso es que este señor y sus vasallos decidieron “decorar” lo que ellos creían su palacio aunque no era más que su región. Y tuvieron la brillante idea de construir un aeropuerto aún teniendo a menos de 50 minutos los de Reus y Valencia. La obra comenzó pese a la oposición de ecologistas que en varias ocasiones paralizaron su construcción mediante denuncias en el juzgado por delitos contra el medio ambiente, ya que se construyó sobre terrenos de alto valor ecológico. El aeropuerto se termina en 2010 y en 2011 se inaugura aunque no había fecha prevista para un primer vuelo ni se habían solicitado los permisos de navegación aérea. La inversión total ascendió a 150 millones de euros y el coste aproximado de la gestión de la infraestructura a cargo de las arcas públicas: entre seis y ocho millones de euros anuales durante los primeros ocho años, es decir, alrededor de 56 millones de euros.
Fabra, nuestro propio Nerón moderno, le encarga al escultor Ripollés una estatua que corone este recinto aún sin aviones, estatua de acero y cobre en la que todo el mundo ve reflejado a Fabra, aunque el artista lo niegue. Es una “alegoría de la capacidad creativa del cerebro humano”, que es capaz de concebir inventos y proyectos, la figura representa la “idea” de un avión surgiendo de la cabeza de un ser humano, que tiene mucho parecido con el entonces presidente. 300.000 euros de escultura que debía medir 8 m. pero Fabra la quería grande, mucho más grande, ande o no ande, y el coloso fue creciendo en altura y en presupuesto. Se les fue de las manos, el artista tuvo que poner dinero de su bolsillo, la estatua fue derribada por unos fuertes vientos y hubo que ponerla de nuevo en pie sin nadie asumir la potestad, sufre oxidaciones varias y, además, es horrenda.

En 2013 Fabra se vio forzado a dimitir de su puesto como presidente de la sociedad Aerocas al abrirse contra él juicio oral por cohecho, tráfico de influencias y cuatro delitos fiscales.
Y aquí estamos frente a su obra faraónica, que inútilmente se ha intentado vender a varios postores, que jamás será rentable, que hoy en día un único avión se esfuerza por darle nombre de aeropuerto a aquello. Y nosotros venimos a verlo porque si no no nos lo podríamos creer. No cabe en nuestras cabezas tanto derroche y desigualdad de cuando lo megalomaníaco obtiene poder.
La polémica ya estuvo servida.

CARACOL inmigrante

Con la casa a cuestas.
Me quedé mirándolo mientras reflexionaba en la similitud de este caracol con mi vida en furgo. Viajando con todo lo necesario encima y viajando lento.
Y dejé volar mi imaginación a través del caracol manzana, que así se llama, y me extasié con su lento caminar, con la perfección de su caparazón, y en un momento imaginé mil fábulas en las que el protagonista siempre vencía gracias a estas sus cualidades.
Llevaba rato observando su desplazamiento entre el agua cuando me percaté que no era un caracol normal, normal a los que yo estoy acostumbrada a ver, los de secano que sacan los cuernos al sol; éste iba bajo el agua y su tamaño triplicaba a un Serrano; su cuerpo era rojo intenso y sus antenas hacia los lados eran largas, muy largas.
Es todo un señor caracol.
Y, en un momento, levanté la vista y descubrí otro caracol, éste iba con su hijito pegado, desplazándose igualmente en la misma dirección que el anterior, hacia mi. Y ví otro más, y otro, y cuando quise darme cuenta estaba yo rodeada de cientos, de miles de caracoles que me sonaban casi extraterrestres, todos en movimiento, todos en una extraordinaria carrera extremadamente lenta, pero tensa, de pura supervivencia.
Me asusté.
Mi imaginación, que ya tenía vía libre, creó todo un thriller en el que yo era devorada por estos extraños seres que venían en una multitudinaria caravana hacia mi.
Me asusté y me metí dentro de mi caparazón.

En mi caparazón tengo wifi y Google y por eso ahora sé que este caracol de agua dulce, que viene de Argentina, es una especie exótica invasora. Que un día empezó a extenderse en el Delta escapada de una empresa de importación de fauna para acuariofilia, desde donde comenzó a expandirse amenazando de manera muy peligrosa con invadir rápidamente todos los espacios de agua dulce naturales y agrícolas del Delta del Ebro, donde causa verdaderos desequilibrios naturales y destrucción del cultivo al arrozal por ingestión de la semilla sembrada y de pequeñas plantas de arroz.
Para los payeses la sal siempre ha sido un enemigo para los arrozales. Hoy es un gran aliado para combatir a esta plaga.
Y si un día desaparece el delta recuerden quien fue el invasor.

Lluvia bendita

IMG_20180916_095900_264.jpg

Celebramos la lluvia como si de agua bendita se tratara; como un regalo caído del cielo;
Nos gusta sentir como cae sobre la furgo mientras dormimos, cómo su repiqueteo nos adormece como una nana.
Y nos acompaña.
Y aprovechamos para abrazarnos mientras dure la tormenta, sin prisa, sintiendo el placer del agua caer.

En la noche nos sorprendió la lluvia y ya no quisimos dormir más, o si queríamos, pero despacito, para que no se nos escapara el placer de sentir el agua caer, que es música a nuestros oídos y paz para nuestra alma.

Ahora preparo café. Y miro cómo el mundo tiene otra cara cuando la lluvia lo ha lavado. Y tomamos un café, que deseo sea eterno, sin quitar la vista de la ventana, dejándonos asombrar con cada gota que resbala por el cristal.

No hay nadie afuera. La lluvia paraliza a quien no la aprecia; a quien no tiene tiempo de apreciarla y se queda en casa o deambula bajo un paraguas, buscando protección.
Nosotros, al terminar nuestro desayuno y con la boca sabor a café, salimos a recibir la lluvia, a dejarla recorrer nuestro cuerpo, a meter los pies en los charcos, a abrir la boca hacia arriba y empaparnos de alegría.

Como un bautismo vivimos la lluvia, por eso es nuestra agua bendita.

Arepas venezolanas

IMG_20180913_095307_415.jpg

La furgo nos hace engordar!

No somos nosotros, no. Es la propia furgo que en su diminuta cocina se nos presenta como un palacio y, como nos gusta el buen comer y nos encanta cocinar, nos entregamos en cuerpo y alma a tareas tan placenteras.

Comemos igual que comeríamos en una casa de ladrillo, exactamente igual, nada de bocadillos ni cosas rápidas. Es verdad que tienes que tener los utensilios adecuados y organizar muy bien el orden/espacio/tiempo del cocinar. Todo lo demás es cuestión de paladar. Anoche cenamos arepas venezolanas con carne mechada;
Arepas que me vienen de familia que emigró, de familia que ya nació allí y nos traían, en cada visita, un trocito de su nuevo país en forma de arepas.
Este año estuvimos nosotros allí, en Caracas, desmontando todas las barbaridades que dicen los telediarios para descubrir a un pueblo amable, culto, alegre, hospitalario y, si, también necesariamente revolucionario. Estuvimos alli trabajando, también turisteando, nos mezclamos con ellos para descubrir un hermoso país y todo esto lo hicimos con la boca llena de arepas.
Por eso y porque ya formaban parte de mi infancia hemos recuperado las arepas como parte de nuestro menú.

La harina de maíz PAM la mezclas con agua y un poquito de sal, con esta masa fabricas unas bolitas que después chafarás dándole la forma de tortita. Y esto irá directamente o al horno o a la sartén con abundante aceite (Aquí eliges tú como de sano quieres comer)

Y ahora viene el relleno con carne mechada. Pero te advierto que una arepa es como un bocadillo o una pizza que la puedes rellenar de lo que quieras.
Pero si eres carnívoro no dejes de probarlas de la manera más auténtica, con carne o pollo mechado. Para esto debes cocer la carne al menos una hora y media (si no dispones de olla exprés) con zanahoria, cebolla, pimientos. Después deshilachas la carne junto con las verduritas, lo mezclas bien y listo para servir.

Estamos en el sur de España. Los días aún son muy calurosos y es a la noche cuando disfrutamos estar al aire libre. Y así es como estamos, sintiéndonos un poquito caribeños en nuestra casa con ruedas en algún lugar de España de cuyo nombre no quiero acordarme…

Verduras Emocionantes

MIS DUELOS Y QUEBRANTOS ***Receta en furgo***
Hoy: “Verduras emocionantes”
He de decir que esta receta no es mía; la hice mía el día que la probé viendo bigote de gamba, el programa de Robin Food del cocinero David de Jorge

Y pasó que yo un día que dejé de fumar y me puse a comer, tanto y tanto comí que al poco tiempo y una vez superada mi adicción al tabaco tuve que enfrentarme a los 10 kilos que engordé y fue aquí cuando conocí de mano de mi cuñado a este genial cocinero. Lo primero que me gustó de él fue que a él le encanta comer, que sería incapaz de comer sosainas de régimen y estar feliz a la vez. Por eso empezó a elaborar recetas para si mismo muy poco calóricas y muy, muy, muy sabrosas!
Sus recetas de régimen las adapté a mi cocina entonces y para siempre porque realmente son sabrosas desde el nombre hasta el último bocado.

El hecho de vivir en furgo ha provocado una adaptación en lo culinario, pero somos grandes comientes y en eso nada ha cambiado!
Aprovechamos que estamos de la mano de @campingfree en un camping donde tenemos una gran pila para lavar y más comodidades, para sacar todos nuestros cacharros de cocina y usarlos todos a la vez. y es que nosotros vivimos la cocina como una delicia… Y aquí va la receta:

Sofrito de cebolla, pimiento verde, dos dientes de ajo, una guindilla y un poco de tomillo. Se sofríe con vino blanco (no con aceite) y se la deja estofar. Al final añadirle una cucharada de miel y un poco de tomate frito.

Todo esto sirve de cama base en una fuente para horno. Y nosotros directamente en el fondo del horno omnia.

Ahora vas poniendo en vertical y de manera alternada todas las verduras que previamente has cortado en rodajas: calabaza, calabacín, berenjena y tomate.
Salpimentar y 35 minutos de horno.

Nosotros para darle más emoción las hemos acompañado de un capítulo de black mirror.
Son las #verdurasemocionantes

Si la pruebas dime si no es más que sabrosa!

.

Con café y sin palabras

IMG_20180812_101508_171.jpg

A veces no encuentro palabras tan exactas para expresar bien este momento.
A veces no hacen falta palabras.
Y en silencio y sonriendo tomamos café para despertar el nuevo día.

El levante ha traído sinfonía en el mar y unas cuantas y necesarias nubes, por eso y por tanto hemos vuelto al mar, a la orilla que tanto necesitamos. Y es que en estos dos años viviendo en furgo el 80% de este tiempo lo hemos pasado muy cerca del mar y lo hemos convertido en nuestro pulso en el vivir. Nos hemos convertido en seres de agua durante la primavera, el otoño y el invierno;
Ahora en verano no encontramos los placeres que tanto valoramos entre el ruido, los olores a cremas, la masificación, el exceso de calor, el estrés que algunos se empeñan en traerlo de vacaciones, los chiringuitos y ciertos estilos musicales, … Pero hoy amaneció nublado y con levante y por eso nos fuimos directos a la playa, porque no hay mayor placer para nosotros que dormir bajo el rumor de las olas mediterráneas, en estas noches no escuchamos música ni vemos series, solo atendemos a las olas que se cuelan en la furgo y te envuelven y te abrazan; y despertamos bajo un hermoso cielo cubierto de nubes dando tregua al intenso calor de las últimas semanas y preparamos café.
Y sonreímos.