Clermont-Ferrand

Hemos dado un salto.
Les podría mostrar los lagos de los Alpes franceses pero dimos con más ciudad que naturaleza, frío tuvimos pero nieve, en nuestro recorrido, había poca; en Chambéry compramos bombones y nos dieron energía para llegar al centro de Francia, en la unión de dos antiguas ciudades, Clermont-Ferrand.

Las negras torres de su catedral impactan desde cualquier punto de la ciudad y al ir a conocerla de cerca y ver que toda piedra aquí es basalto hemos entendido enseguida que esta era tierra de volcanes. No andamos equivocados, 80 volcanes inactivos rodean la ciudad y sin pensarlo hemos subido a conocerlos.
A los cinco minutos la nieve ya ocupaba todo el paisaje y hemos seguido subiendo con la casa y el trabajo a cuestas adentrándonos en un mundo de fantasía. Somos gentes del sur, de sol y mar, la nieve es tan exótica y excitante que nos provoca un gran chute de efervescente energía.
No tenemos guantes y nuestras manos están frías pero nuestra cara está colorada y sonriente.

Puy de dóme y volcán de Lemptégy, anótenlos.

Nosotros vamos a seguir pintando el invierno de blanco.

Clermont-Ferrand es una ciudad en blanco y negro y rojo.

El sol vive de espaldas a Francia y el cielo blanco marca durante 300 días al año el paso al frente y absorbe cualquier indicio colorido.

Negra de minerales como le decía a Asturias Víctor Manuel. Negra de basalto, es la riqueza autóctona, de los restos de 80 volcanes que rodean la unión de estas que antaño fueron dos ciudades. Es una cadena volcánica inactiva, Chaîne des Puys, la más grande de Europa. El material de construcción tradicional es la piedra de Volvic –extraída de las grutas basálticas de la cadena de montañas, y que va desde el gris claro al negro intenso, y provoca un estado sombrío, lúgubre y romántico.

La ciudad es en blanco y negro y mi foto en rojo. Y la casualidad ha hecho que la foto tenga una intensa narrativa a través de sus escuetos colores y el cartel de “la tradition d’Adele et Jean”

Miren bien la foto e inventense una historia a través de ella.

Yo mientras le intento explicar a los franceses que nos indican que por allí no podremos maniobrar si pasamos que si, que no solo vamos a pasar los 10 metros de largo que somos sino que voy a hacer la foto que mejor representa mi visión de #Clermont-Ferrand.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s