VACA

Una vez a mi ne atropelló una vaca. Fue aquí, en el Chaquito, en Argentina, donde años después construimos nuestra casa, la de ladrillo y rio.

Fue la vaca la que asustada me atropelló.

Yo iba en auto, era la primera vez que me animaba a manejar acá. Era de noche. Iba despacio en in camino de tierra; conducía serena y sola. Ya estaba volviendo para encontrarme con Chano y al doblar la última curva la vaca me atropelló. Asustada ella por la liuz de mis faros embistió contra mi, en la puerta del piloto donde yo estaba sentada con la ventanilla abajo, rompiendo puerta, espejo y el susto de mi vida que me dejó la vaca.

Nuestras caras en el choque se rozaron y, en ese instante, despavoridas como estábamos, nos miramos en la profundidad de nuestros ojos. Ella, un poco aturdida, se fue. Yo quedé llorando en un llanto largo. Y lloré fuerte para no volver a conducir aquí nunca más. Para no querer cruzarme con una vaca nunca más a menos que viniera con chimichurri.


Hoy, muchos años después, la volví a ver.

Esos grandes y curiosos ojos me miraron y la vaca entonces se acordó de mi!vaca y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s