LUCHANDO CON GIGANTES

Rocinante de la Mancha

Venimos luchando contra gigantes y andamos desarmados.

Andamos con nuestro verso como escudo y el gigante se ríe.

Le obsequiamos un dibujo de muchos colores que el gigante arroja a la papelera sin mirar y sin sentir. Y le bailamos, y le cantamos, y le doblamos las palmas, y el gigante llama a más gigantes para balancearse en la tela de una araña,… Sí, sí, gigantes de los de verdad, de los que su autoridad y opinión dan un golpe rotundo sobre la mesa, de los de “porqueyolodigo” y “yolovalgo”, gigantes obtusos, pesados, caducos, lentos. Poderosos gigantes nombrados a dedo que arrasan lo que encuentran en su camino. Gigantes hechos para matar.

Odiosos gigantes que atemorizan donde van. Gigantes que construyen muros y tapias y cercos y vendas para los ojos y tapones para los oídos.

Ssssshhhhhhh! El gigante me ha oído y viene a por mí. Y ahora su cabreo es superior a cualquier entendimiento, y golpea la puerta y arremete y hasta con los cuernos empuja fuerte para derribarme. Y yo aquí, sin una honda de leyenda, le espero para su último ataque, temiendo ese golpe certero que haga que nada valga la pena, y lo espero como mejor se hacer, bailando y contando versos de poeta!

———————–

Y el gigante se llevó mi voz!

DSC_0043DSC_0091

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s